Evolución de los bosques de Huelva

Hoy queremos hablar sobre la evolución de los bosques en la provincia de Huelva partiendo de los restos polínicos emanados del estudio del asentamiento del Cabezo Juré (Alosno), habiéndose elegido este asentamiento como punto de referencia histórica debido a que las condiciones climáticas eran comparativamente similares a la actuales, y también por ser el momento a partir del cual la actividad humana transforma el entorno de manera más patente.

El origen de este asentamiento se produce en torno al tercer milenio antes de Cristo, y su importancia radica en el hecho de que sus habitantes desarrollaron la actividad minera unos 2000 años antes de la llegada de los Fenicios, por lo que la industria minera del Andévalo nació como consecuencia de la innovación y el conocimiento de sus moradores. Más sorprendente aún resulta la magnitud de la explotación en tan remotos tiempos si consideramos que el ingente volumen de madera necesitada devastó la totalidad de los bosques del entorno.

Para poder comprender el contexto temporal y climático del asentamiento, podemos fijarnos en la siguiente gráfica en la que se muestran las temperaturas históricas en relación a los máximos y mínimos solares. Nótese que el inicio de la gráfica se corresponde con el origen del asentamiento y que las temperaturas, algo más frescas, se asemejan bastante a las que tenemos en la actualidad.

img_7137
Maximos y mínimos solares, erupciones volcánicas y temperaturas relativas históricas (1)

Una vez comprendido el contexto temporal y climático del entorno, debemos conocer la caracterización botánica del mismo, y en este sentido, sabemos que las especies arbóreas cubrían el 90% del territorio, por lo que el estrato herbáceo tenía escasa representación. La composición botánica del entorno queda reflejada en la siguiente gráfica en la que se recogen los restos polínicos sedimentados descubiertos, llamando la atención la presencia de cupresáceas (Juniperus Spp.), avellanos, abedules y especies caducifolias del género Quercus, que conviven con otras especies eminentemente mediterráneas.

También, se hace difícil pensar cómo los moradores del asentamiento fueron capaces de consumir la totalidad de los árboles del entorno si consideramos la profusión arbórea y los escasos medios técnicos con los que contaban, dejando incluso estériles las muestras de polen en torno al año 2500 antes de Cristo.

img_7138-1
Registro polínico del asentamiento del Cabezo Juré (2)

En la actualidad sabemos de la presencia de escasas sabinas moras en el Andévalo, así como de enebros de la miera repoblados en el entorno de Villanueva de los Castillejos, pero indudablemente resulta interesante comprobar que en tiempos tan recientes existieron robles caducifolios en un entorno que apenas supera los 200 metros de altitud. Dichos robles pudieron ser Quercus robur, que en la actualidad han desaparecido de la provincia aunque sí existen algunos naturalizados, o bien Quercus estremadurensis que aún viven en algunos puntos del suroeste iberico, y cuya presencia en Huelva es altamente probable según nos han confirmado algunos botánicos consultados, tras haber sido recientemente detectados en el sur de Badajoz.

q.rob.estremad.3jpg
Quercus estremadurensis (3)

Pero más interesante aún es la abundancia de abedules y avellanos, dado que ya habían desaparecido en la práctica totalidad de las tierras bajas mediterráneas en torno al año 5000 antes de Cristo.

Abedules CR red (21 de 30)
Abedulares manchegos (Betula pendula Sp. Fontqueri Var. Parvibracteata) (4)

Aún, hoy en día, podemos encontrar avellanos de manera frecuente en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, pero los abedules desaparecieron debido a la deforestación, aunque quedan abedulares (Betula pendula Sp. Fontqueri Var. Parvibracteata), en muchas zonas del sur de España en zonas, a priori, menos favorables en muchos casos que las que se dan en innumerables lugares de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Como conclusión, podemos inferir que los estudios polínicos constituyen una herramienta eficaz, no sólo para comprender las transformaciones de los ecosistemas, sino que también nos permitirá proponer a estas especies como candidatas a su reintroducción en aquellos lugares favorables siguiendo los criterios de la nueva Ley de Biodiversidad, tras ser incluidas previamente en el Catálogo de Especies Extintas en Tiempos Recientes, que deberá estar concluido antes de diciembre de 2017.

Créditos de imágenes e informaciones:

(*) Foto de portada: Propiedad de los autores

(1) http://www.longrangeweather.com/about-us.htm

(2) https://www.um.es/analesdebiologia/numeros/28/PDF/05-ANALISIS%20POLINICO.pdf

(3) Propiedad de Rafael Moreno Mohedano

(4) http://almanaquenatural.blogspot.com.es/2014/08/abedulares-manchegos.html

Anuncios

3 comentarios sobre “Evolución de los bosques de Huelva

  1. […] antes de proseguir, queremos recordar que en la entrada que dedicamos a la evolución de los bosques de la provincia de Huelva, pudimos  comprobar como los restos polínicos hallados en los yacimientos arqueológicos ponían […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s