El eucalipto: El cáncer de los bosques

Hace tiempo que queríamos escribir un artículo sobre la conflictividad de las plantaciones de eucaliptos en la provincia de Huelva, pero una noticia económica aparecida en los medios estos días, es la que nos ha animado definitivamente a publicarla.

A primera vista, la publicación de las balanzas fiscales del Estado no guarda relación con el asunto de nuestro artículo, pero a medida que vayamos profundizando, comprenderemos mejor su implicación, los efectos sobre la población, y la tergiversación que de las cifras puede hacerse.

En este sentido, la información que se infiere de los datos fiscales, cita a Andalucía como la comunidad más subvencionada, es decir, la que menos produce en relación a lo que recibe. Indudablemente, como andaluz, me molesta lo que injustamente se pueda pensar de nosotros, máxime cuando la lectura que se hace de los datos emanados resulta, cuanto menos, falsa.

Si nos centramos en la provincia de Huelva, debemos entender que en su territorio existen grandes corporaciones nacionales que generan pingues beneficios. Entre ellas, figuran empresas del IBEX35 como Gas Natural, CEPSA, ENCE, o Iberdrola, las cuales cuentan con excelentes centros de producción en nuestra provincia.

Esto, que a priori podría entenderse como algo positivo, se ensombrece al comprobar que las sedes sociales de estas empresas se encuentran alojadas en otras comunidades en las que sólo existen sus oficinas centrales, lo que implica que al liquidarse los impuestos de sociedades, éstos se imputan a las comunidades en las que radican sus sedes sociales aún en el caso de que no posean centros de producción alguno en sentido estricto.

Imaginemos por un momento los beneficios que se generan en la provincia de Huelva sólo en materia eléctrica si consideramos que el parque eólico instalado es de los más importantes de Europa, y el efecto negativo que tiene sobre nuestra balanza fiscal el hecho de que los beneficios derivados de la misma, enriquezcan a la comunidad en la que la empresa productora se encuentra inscrita.

Análogamente, debemos pensar que la instalación de estas empresas no sólo origina esta injusticia territorial fiscal, sino que en muchos casos impide el normal desarrollo de las comunidades en las que se asientan, al quedar extinguidos los usos tradicionales del suelo…

Después de esta entrada aclaratoria, queremos continuar comentando algunos aspectos relacionados con las plantaciones de eucaliptos, asunto que nos permitirá comprender mejor los efectos anteriormente mencionados y desmitificar algunas de las cifras que la industria maderera ha difundido durante años.

Arroyo_de_la_Rocina,_Parque_Natura_de_Doñana
Lamentable estado del Arroyo de la Rocina (Parque Nacional de Doñana) (1)

En España, el eucalipto fue introducido en Galicia en 1860 por Fray Rosendo Salvado, misionero en Australia mediante el envío de semillas a su familia en Tuy, debido a  sus características ornamentales.

Posteriormente, gracias a Patrimonio Forestal del Estado, se empleó una política de reforestación mediante especies de crecimiento rápido, llegándose a la instalación de 300.000 Ha de eucalipto en la provincia de Huelva, al objeto de incrementar la producción maderera y para la desecación de sus áreas cenagosas.

Desde aquel momento, y bien entrada la Democracia, la elaboración de la Ley de Biodiversidad pareció ser un punto de inflexión en lo que a las plantaciones de eucaliptos se refiere, en un momento en el que el interés ambiental afloraba tímidamente.

Sin embargo, éstas siguieron su curso y miles de hectáreas de monte público continuaron siendo destinadas al cultivo de esta especie pirófila invasora, incluso en áreas protegidas de la provincia como el Parque Nacional de Doñana, la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, o Sierra Pelada y Rivera del Aserrador, en la que los desmontes y la actividad forestal llegaron a comprometer enormemente la viabilidad de la colonia de cría de buitre negro más importante de Andalucía.

B_Aterrazamientos.jpg
Devastación de flora autóctona en Sierra Pelada y Rivera del Aserrador (2)

Pero a pesar de que ya había voces críticas con esta forma de actuar, fue este el momento en el que más se planteó la idoneidad de estas plantaciones, y el origen de su conflictividad, por lo que las voces favorables acometieron una importante labor de divulgación para la aceptación de las mismas, utilizando como argumento la fijación de la población y la productividad de las plantaciones .

Sin embrago, una somera revisión histórica no parece sostener estos argumentos, dado que muchos de los municipios en los que se plantaron de manera intensiva, han perdido población. Como ejemplo evidente podemos citar las localidades de Berrocal y Rosal de la Frontera, municipios que fueron masivamente plantados y en los que la pérdida de población ha sido recurrente (véase presentación inferior).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del mismo modo, otros datos emanados de la prensa local parecen cuestionar la rentabilidad que estas plantaciones han supuesto para los Ayuntamientos que decidieron ceder sus terrenos para dicho menester. Nuevamente, Rosal de la Frontera rebate dicha supuesta rentabilidad, dado que su Ayuntamiento firmó un convenio con la empresa maderera para el aprovechamiento de 5.800 hectáreas de monte público que le reportaba 102.000 euros anuales, un 8,2% de su presupuesto anual, es decir, poco menos de 20 €/Ha.

Pero para tener una mejor comprensión del efecto que tiene la cesión masiva del territorio para este tipo de producción maderera, queremos mostrar las rentabilidades que otras actividades podrían haber reportado a los habitantes de las localidades afectadas. Consideremos previamente que la mayor parte de los recursos naturales de las áreas rurales quedan completamente defenestrados debido a la propia naturaleza de las plantaciones, y a que en esos terrenos sólo trabaja el personal contratado por la empresa en labores de mantenimiento de las plantaciones de manera esporádica. Vamos con esos datos:

  • La rentabilidad del ganado caprino llega hasta 93,21 €/cabeza. Recordemos que en el interior de las plantaciones de eucalipto, la producción de forrajes es insignificante.
  • Un reciente estudio ha demostrado que la rentabilidad anual de una hectárea de alcornoque es de unos 4500 €.
  • La pérdida o disminución de otras actividades relacionadas con el Monte Mediterráneo, como la caza, la madera, la recolección de setas, o el pastoreo de las especies propias del territorio, es incalculable.

Indudablemente, estos datos invitan a la reflexión, al tiempo que nos ayudan a comprender mejor los efectos perniciosos y negativos que una mala gestión forestal puede ocasionar para los habitantes de las áreas rurales, no sólo desde un punto de vista económico, sino también desde un punto de vista cultural y productivo vinculado a las tradiciones y a los usos del suelo.

dehesa.jpg
Típica dehesa ibérica. Imagen muy diferente a la encabeza nuestro artículo (4)

Para concluir, con este artículo hemos querido mostrar algunos de los aspectos perniciosos que estos cultivos tienen para las personas que carecen de terrenos propios y que ven como el monte público es masivamente destinado para este cultivo, todo ello sin contar con la pérdida de biodiversidad, y el catastrófico resultado de los incendios forestales en los que esta especie participa, como fueron los incendios de Valparaíso y Riotinto.

(Nótese como leyendo la nota de prensa destacada del incendio de Riotinto, el eucalipto aparece catalogado como una especie autóctona. Verdaderamente lamentable, tanto si es por desconocimiento, o por interés económico)

Esperamos que esta entrada os haya resultado interesante.

Créditos de imágenes e informaciones:

(*) Foto de portada: www.biodiversidadla.org

(1) https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Arroyo_de_la_Rocina,_Parque_Natura_de_Do%C3%B1ana.jpg

(2) http://www.asociacion-andalus.org/

(3) Presentación: http://www.foro-ciudad.com/

(4) http://dendrocopos.com/?page_id=496

Anuncios

Un comentario sobre “El eucalipto: El cáncer de los bosques

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s