Seca de la encina y aluminio

Queremos dedicar esta entrada a un gravísimo problema medioambiental que está afectando a los encinares ibéricos desde finales del siglo pasado, dándole un enfoque personal a la causa que lo provoca.

Es incuestionable que el fenómeno de la seca posee unas implicaciones medioambientales difíciles de imaginar, dado que la encina es el árbol ibérico más numeroso y del cual dependen innumerables formas de vida, y al mismo tiempo, por ser el elemento fundamental de las dehesas, unos entornos silvo-pastorales antropogénicos altamente productivos desde el punto de vista económico.

Todo ello implica que cualquier alteración profunda de estos bosques tendrá unas repercusiones biológicas y económicas incalculables.

la-seca
Ejemplar afectado por la seca (1)

Tras la declaración de los primeros focos en Ciudad Real, la enfermedad ha seguido creciendo afectando a gran parte de los suelos ácidos ibéricos, y desde aquel momento se han llevado a cabo estudios para comprender los agentes que producen dicho decaimiento.

En este sentido, los informes han detectado a diversos agentes causantes de la enfermedad, pero sin la existencia de un consenso total sobre el papel que cada unos de éstos provoca sobre el vigor de los árboles afectados, ya sea de manera aislada, o de forma concomitante.

De esta forma, existen aún muchas especulaciones sobre las causas reales que provocan la enfermedad, desde aspectos bióticos, a aquellos relacionados con el estrés ambiental. Entre los primeros aparecen citados en la bibliografía los siguientes:

1.- Phythophtora cinnamomi.

2.- Diplodia sp. (Diplodia quercinea, Diplodia Quercus, Diplodia mutila).

3.- Hypoxilum (Hypoxilum mediterraneum).

4.- Cerambyx (Cerambyx welensii, Cerambyx cerdo).

5.- Prinobius (Prinobius germari).

Por lo tanto, resulta difícil saber exactamente qué papel tiene cada agente en la producción del decaimiento, incluso no sería descartable que ninguna de ellas fuera “per se” la causante del mismo, sino que su proliferación podría verse ayudada por el debilitamiento previo del sistema radicular debido a otros aspectos abióticos.

Para buscar un paralelismo en el ser humano, ésto sería como reducir la causa de la muerte de un individuo a la mera presencia de Escherichia coli sin prestar atención a otros aspectos que pudieron haber causado realmente el deceso del mismo.

Así es que, todo parece indicar que las causas del decaimiento no son lo suficientemente conocidas en la actualidad, entre otras circunstancias porque alrededor de cualquier problemática suelen surgir asociaciones, entidades y organismos que controlan la información que se vierte a los medios con la finalidad de acaparar subvenciones para su subsistencia.

Tras haber realizado este preámbulo, queremos indicar, que el decaimiento vegetal no es un problema que sólo afecte a encinas y alcornoques, sino que además es un fenómeno que afecta a escala global. De hecho, el término anglosajón utilizado para este fenómeno “Forest Decline”, nos indica claramente su carácter cosmopolita.

IMG_7886
Fenómenos de decaimiento forestal a escala global (2)

De forma que, el hecho de circunscribir esta enfermedad a los bosques de quercíneas ibéricas implica un desconocimiento real de los efectos del decaimiento en otras especies forestales y cultivos, como los denunciados en amplias comarcas de España en los que se han reportado perdidas del rendimiento agrario en torno al 50 %.

Sea como fuere, incidiendo en los agentes causales aportados por la ciencia, podemos comporbar que muchos de los focos de decaimiento mostrados en la gráfica (2), no parecen concordar con el mapa de distribución mundial de Pythophtora cinnamomi, como puede comprobarse en el siguiente cuadro:

IMG_7887
Ditribución mundial de Phytophtora cinnamomi (3)

Análogamente, podríamos hacer el mismo ejercicio con el resto de agentes bióticos para llegar a la misma conclusión. Luego, si el fenómeno es multicausal, ubicuo y multiespecífico, ¿Podría existir otro agente causante del decaimineto forestal? La respuesta es sí, y vamos a intentar explicarla…

Hemos dicho anteriormente que el fenómeno acontece en suelos ácidos, la inmensa mayoría en zonas del primer mundo. Curiosamente, cada vez se están alzando más voces contra la contaminación de los suelos por aluminio y bario, a veces en concentraciones que superan en más de 50 veces los valores permitidos.

En suelos ácidos, esto implica que la movilidad y la disponibilidad del aluminio para las plantas es máximo, como puede apreciarse en la siguiente gráfica:

Aluminio
Disponibilidad del aluminio en función del Ph del suelo (4)

Además, el aluminio no siempre existe como un ion libre, sino que sufre una cantidad de reacciones en solución. Al ser éste un ácido de Lewis, se encuentra reaccionando con las diferentes bases formando diversos pares iónicos, y al encontrarse en la solución del suelo puede ser fácilmente tomado por las plantas. Esta acción resulta perjudicial, dado que su fitotoxicidad involucra un efecto letal directo del ion en el crecimiento de las plantas y una reducción de la disponibilidad de fosfato y calcio en el suelo.

Del mismo modo, el aluminio no sólo dificulta la absorción de otros elementos por parte de las plantas, sino que además se ha comprobado que su toxicidad directa no se debe exclusivamente a su acción sobre el suelo. En este sentido, diversos experimentos han podido comprobar que las plantas disponen de un factor en sus células, denominado AtATR, que ejercen una labor de vigilancia sobre el ADN celular alertando a la planta sobre la presencia excesiva de aluminio.

Esto implica que cuando el factor celular advierte de la presencia de aluminio, éste impide el crecimiento radicular celular, por lo que la planta entra en un ciclo de degeneración del sistema radicular, debilitándose al no poder recibir aportes hídricos y nutricionales.

De hecho, algunas investigaciones llevadas a cabo en plantas del género Arabidopsis, han permitido la creación de individuos que vegetan normalmente al ser expuestos a niveles de aluminio altamente tóxicos tras haberse manipulado genéticamente el factor AtATR.

Es decir, si tenemos un individuo afectado por la seca y no se analiza el contenido de aluminio del suelo, ni tampoco el genotipo del factor AtATR, podemos culpar a cualquiera de los agentes descritos anteriormente como causantes de la enfermedad.

La siguiente pregunta sería… ¿De dónde procede el aluminio? Francamente, esta es fácil de explicar, y la respuesta está en el tráfico aéreo. Hagamos el mismo ejercicio anterior y comparemos la siguiente gráfica en la que se muestran las rutas aéreas mundiales con la gráfica número (2), en la que se muestran los casos más graves de decaimiento forestal a nivel global.

IMG_7891
Tráfico aéreo mundial (5)

Es indudable que la convergencia de ambos escenarios es total, pero aunque esta idea pudiera resultar peregrina, existen interperlaciones al Parlamento Europeo y denuncias de científicos, particulares e instituciones sobre la presencia anormalmente alta de aluminio en el suelo. Por ahí se empieza…

Así es que la realidad indica que la presencia de aluminio en el suelo es un problema nuevo a escala global. Ésto puede comprobarse facilmente acudiendo a las patentes de semillas de Monsanto, y en las cuales podemos comprobar como de manera reciente se están produciendo individios resistentes al aluminio como respuesta a una caida masiva de los rendimientos agrarios. Es decir, esto demuestra a las claras que el fenómeno de la contaminición alumínica en el suelo es un problema reciente de primera magnitud para el que la industria está aportando soluciones efectivas.

Por lo tanto, si esto es un problema conocido a nivel comercial, ¿Por qué no lo es a nivel social?

Como conclusión, aconsejamos a los afectados por este fenómeno que analicen los niveles de aluminio en el suelo de sus explotaciones.

Eso es todo, esperamos como siempre que la entrada haya resultado de vuestro interés.

 

Créditos de imágenes e informaciones:

(*) Foto de portada: http://montepublico.blogspot.com.es/

(1) http://www.lascasasdebelvis.es/

(2) http://www.arbolesinvisibles.com/

(3) http://www.eppo.int/

(4) http://www.monografias.com/trabajos-pdf5/suelos-ph-acido-ambiente-templado/suelos-ph-acido-ambiente-templado.shtml#consecuena

(5) http://www.traficoaereomundial.blogspot.com.es

Anuncios

12 comentarios sobre “Seca de la encina y aluminio

  1. Lo que está ocurriendo esta a la vista de todos, la geoingienería esta aplicada cada día sobre nuestros cielos, es evidente y va a destruir todo (y esta destruyendo ya) :agua, tierra, aire y clima. Todas las enfermedades nuevas de carácter global vienen de ahí y se las va camuflando pues hay interés en que no se sepa. Hay que reaccionar ya¡¡¡

    Me gusta

  2. … Pero, el tráfico aéreo normal, se supone que no dispersa aluminio al medioambiente.
    Serán entonces esas largas y persistentes estelas, que van dejando una gran cantidad de aeronaves y que se expanden en nuestra atmósfera desde los años 90′?

    Me gusta

    1. Yo no lo descartaría, a tenor de la gran cantidad de información que existe al respecto, así como a través de denuncias de colectivos e interpelaciones parlamentarias. Lo cierto es que no solo sucumben las quercíneas, dado que otras muchas especies padecen los mismos síntomas por lo que debe haber un causante común.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  3. Muy interesante artículo.: Monsanto siempre en la pomada…¿Se sabe algo sobre cómo afecta esa alta concentración a los hongos? ¿Y sobre la utilización de hongos en la limpieza de dicha contaminación edáfica (los hongos son bioacumuladores de metales pesados)?

    Me gusta

    1. Hola Francisco, agradezco tu amable comentario.

      La verdad es que no hay apenas nada escrito en relación a los interesantes asuntos que comentas.

      Verdaderamente pienso que el aluminio origina la parada del crecimiento radicular, por lo que al no haber regeneración del mismo, el ataque de los hongos acaba por debilitar al árbol.

      Sobre la utilización de cepas fúngicas como acumuladores de aluminio, no existen experiencias aplicadas a las dehesas, por lo que la forma más sencilla y barata para la inertización del aluminio, en aquellas zonas en las que pudiera estar presente, es la aplicación de enmiendas cálcicas.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s