El género Quercus en la provincia de Huelva

El azar ha querido que estos días hayamos escrito extensamente sobre el género Quercus, especialmente tras el hallazgo de un bosque de Quercus robur Sp. Robur muy cerca de la costa onubense a escasos 100 metros sobre el nivel del mar. Este inesperado descubrimiento nos ha permitido conversar con botánicos de prestigio que nos han hablado de la gran riqueza botánica de la provincia de Huelva, y nos proporcionaron las coordenadas de algunos ejemplares de Quercus robur Sp. Estremadurensis que serán visitados en próximas fechas.

image
Robledal de Quercus robur Sp. Robur en Fuente de la Corcha (Huelva) (1)

Estos nuevos taxones, anteriormente desconocidos para nosotros, suponen una interesante adición a la colección de especies de quercíneas presentes en la provincia de Huelva, haciendo de éste el entorno probablemente más diverso del género Quercus de toda la Península Ibérica.

Para explicar esta sorprendente diversidad, debemos comprender la gran complejidad del relieve de la parte occidental de las Sierras Marianicas, en donde los innumerables barrancos y accidentes geográficos confieren entornos enormemente diversos desde un punto de vista ambiental, y al mismo tiempo el régimen húmedo de la mayor parte de la provincia permite la supervivencia de especies propias de climas más templados. Recordemos que en fechas recientes se han llegado a recoger casi 2000 litros por metro cuadrado en algunas estaciones de la red provincial, y que sus embalses son gestionados por 3 cuencas hidrográficas distintas, una de ellas interna.

Como consecuencia, es posible deambular por barrancos dominados por cerezos, alisos, castaños, nogales, robles, saúcos, avellanos, arraclanes y manzanos, mientras que no resulta inusual que el contiguo se encuentre copado de especies típicamente mediterráneas.

Ahondando en esta complejidad, en algunos senderos como el que conecta las localidades de Galaroza y Castaño del Robledo, podemos disfrutar de un bosque mixto representado por especies de ambos entornos geográficos, suponiendo un deleite para la vista la contemplación de casi todas las especies del género Quercus descritas en el suroeste ibérico en un trayecto de tan corto recorrido.

Debemos decir que, en general, el estado de las poblaciones de quercíneas en la provincia de Huelva parecen haber crecido en los últimos tiempos debido a las políticas de reforestación llevadas a cabo, y sobre todo por el abandono de las actividades agraria y forestal en gran parte del territorio, lo que ha permitido la dispersión de las bellotas por parte de la notable población de arrendajos que habitan este tipo de medios forestales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A pesar de ello, no debemos dejar de considerar la triste situación por la que están pasando algunas especies de quercíneas como encinas y alcornoques debido al fenómeno conocido como decaimiento forestal, aunque también debemos reseñar que el abandono de los terrenos está permitiendo la aparición de jóvenes plantones que están suplantando con fuerza a aquellos que sucumbieron en fechas recientes debido a los efectos devastadores de dicha enfermedad.

Sea como fuere, las quercíneas habitan en toda la provincia, especialmente las más comúnmente conocidas como encinas, coscojas y alcornoques cuyo número se vio incrementado como consecuencia de la política de repoblación forestal de superficies agrarias abandonadas, especialmente en la zona del Andévalo, así como en fincas privadas de uso cinegético.

Pero al mismo tiempo, también existen tres entornos enormemente diversos en quercíneas como la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, o en las menos conocidas sierras de Sierra Pelada y Rivera del Aserrador, y en las que circundan las localidades del sureste de la provincia como Berrocal, Valverde del Camino, Paterna del Campo o Zalamea la Real, entre otras.

Entre todos estos territorios es posible toparse con robledillas, rebollos, encinas (Quercus ilex Sp. Ilex, y Quercus ilex Sp. Rotundifolia), alcornoques, coscojas, robles (Quercus robur Sp. Robur y Quercus robur Sp. Estremadurensis), y los comúnmente denominados quejigos (Quercus canariensis, Quercus faginea Sp. Faginea, Quercus faginea Sp. Broteroi, y el tipo Quercus faginea Sp. Alpestris = Quercus gaditana).

image
Típico entorno de la Sierra de Aracena (2)

Pero como vimos en artículos anteriores, la enorme complejidad de las hibridaciones de las quercíneas nos permite ver otros taxones híbridógenos, para los que se están promoviendo acciones que podrían permitirles ser elevados al rango de especie. Tal es el caso de Quercus marianica al que dedicábamos una entrada en fechas anteriores.

Además, las características físicas de la provincia de Huelva, y la existencia de minifundios con diversos usos de suelo en determinadas zonas de su geografía, ha dificultado la presencia de masas puras extensas de quercíneas, salvo en aquellas áreas dominadas por dehesas monoespecíficas, por lo que la presencia de ejemplares ambiguos es enormemente habitual.

image
Quercus x andeagavensis en la Sierra de Aracena (3)

Sobre esta profusión de híbridos y nothoespecies en el género Quercus, se están produciendo discusiones científicas que pretenden aclarar si se tratan de meros “accidentes” genéticos, o si en realidad constituyen un verdadero motor evolutivo que permite la rápida creación de nuevas especies mediante poliploidización y Saltacionismo Evolutivo, al cual dedicaremos una próxima entrada.

Para concluir, queremos aconsejar a nuestros lectores que visiten los entornos anteriormente descritos, especialmente los desconocidos bosques mixtos que circundan Berrocal y disfrutar de la presencia de enormes rodales de coscojas y quejigos mezclados con marianicas, encinas, alcornoques, peonías, durillos, madroños, aladiernos, madreselvas, alisos, ruscos y brezos arbóreos, y al mismo tiempo aprovechamos para criticar el hecho de que tanta variedad vegetal no se encuentre correctamente caracterizada, localizada y estudiada. Como ejemplo de ello, os proponemos que busquéis información sobre la presencia en la provincia de Huelva de los anteriormente citados Quercus robur Sp. Estremadurensis, Quercus robur Sp. Robur, o Quercus marianica, por citar algunos.

image
Quejigar de Quercus faginea Sp. Faginea y Quercus x marianica en Berrocal (4)

Lamentablemente, esta falta de información sobre las especies anteriormente descritas, se ve acrecentada por el hecho de que en la prensa provincial se ha llegado a considerar al eucalipto como especie autóctona, todo un despropósito que contribuye al desconocimiento de los valores botánicos de esta provincia tan singular desde un punto de vista ambiental.

Como siempre, esperamos que esta entrada haya sido de vuestro interés.

Créditos de imágenes e informaciones:

Todas las fotografías son propiedad de los autores y pueden ser utilizadas libremente indicando el lugar del que fueron obtenidas.

Anuncios

2 comentarios sobre “El género Quercus en la provincia de Huelva

  1. […] Aumento de la variedad vegetal de las dehesas incluyendo otras especies de quercíneas, restaurando los bosques de ribera, y manteniendo setos vivos en las lindes de las fincas. En este sentido, recomendamos la lectura de nuestro artículo El género Quercus en la provincia de Huelva“ […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s